14 oct. 2009

Domingo 24 Mayo de 1998: Nuevos amigos y vuelta a Bunratty

Desde que me reencontré con Alan, parece habernos tomado a Anabel (la nueva Au Pair de Cuenca) y a mí bajo su ala. Los Viernes y Domingo, y algún Sábado si no hago babysitting, nos encontramos en el Thirsty Scholar, el pub que regenta su hermano Conor junto a su novia Sandy. Es agradable salir de casa con veinte libras en el bolsillo y regresar a casa con ellas porque te han invitado toda la noche!!
Son todos simpáticos, al menos los que he conocido hasta ahora. Hay dos, Erik y Fitz con los que aún no he hablado mucho, pero me parece que son la esponja del bar... ¡madre de Dios lo que beben!
El caso es que hoy se ofreció Alan a llevarnos a Bunratty, que aunque yo ya había estado, Anabel no lo conocía, y así hemos pasado un agradable día en el Castillo y el Folk Park. Por cierto que me he prcatado de que cuando estuve con Cathy y los niños no vi ni la mitad del castillo. La visita fue tan relámpago que sólo subimos a un par de torres, Cathy insistía que todas llevaban al mismo lugar... Y naranjas de la China! He disfrutado mucho más y desde luego, relajadamente.
Ha hecho un día respetable, y yo he tenido a la mitad de los lugareños pendientes de mi trasero y nos hemos hecho muuuuchas fotos.

De camino al castillo, que no queda más que a media hora de camino de Limerick, paramos en este colorido pub junto a la Autovía donde desayunamos cocacolas y sandwiches, cortesía de Alan.

Ya dentro del castillo, nos hicimos fotos con las figurantas que se pasean por el Grand Hall vestidas de damiselas medievales. No voy a contar nada del castillo, porque ya lo hice con anterioridad.

Subimos hasta las almenas y allí nos encaramamos hasta lo más alto para hacernos unas fotos en las estrechillas escalerillas que suben hasta arriba del todo de la torre norte.

Y tras visitar el castillo, naturalmente recorrido por el Folk Park con sus casitas interactivas...


Con Alan... Ya sin mostacho... (el suyo, digo)


Comimos dentro mismo de los terrenos del Folk Park, en un pub dentro llamado Mack's, muy a lo tradicional. Al término de nuestra visita, nos tomamos un par de cervezas en el pub del exterior, Durty Nelly's. Había partido en la tele y el bar estaba lleno de lugareños, especialmente hombres. Alan sugirió subir arriba a la sala de billar donde seguramente estaríamos más tranquilos, pero no se quién lo paso peor, si Alan(*) o la clientela masculina. Yo llevaba unos vaqueros cortados en una de las rodillas, a medio muslo y bajo... el culete. Cogimos una mesa para jugar al billar y tuve que acabar cubriéndome la cintura con la chaqueta vaquera por consejo de Alan (que ya estaba nerviosito perdío) porque los parroquianos estaban más pendientes de mis "mofletes" que del partido... Pero al hacer esto, lo cierto es que la situación empeoró, porque bajo la chaqueta llevaba una camisetilla de tirantes con bastante escote y claro... al inclinarme sobre la mesa... dejaba al descubierto una buena parte de "mis niñas".
Tras la primera partida Alan sugirió acabarnos la bebida sentaditos en una apartada mesita junto a la ventana y luego regresamos a Limerick. Fuimos directos al Thirsty Scholar, donde me topé con el recalcitrante Dave, que los Domingos trabaja allí. Gracias a Dios sólo trabaja de día y cuando suelo ir por las noches no está, porque me pongo enferma solo de verle!.

Anabel, Alan, Conor, Dave y Sandy. La moto es de Conor.



(*) A día de hoy, más de 10 años después, cada vez que veo a Alan me pregunta por aquellos vaqueros y cuenta la historia de cómo casi dejo ciego a medio Bunratty por abrir tantos los ojos y sacar las cuencas.
Mmm, las fotos de El Thirsty Scholar son de otro día pero mira, me dio la gana ponerlas aquí.

5 oct. 2009

PRIVATIZACION

Me estoy planteando hacer este blog privado. Tengo mis razones. A veces uno se siente observado por ojos indeseables y se acaba la comodidad.
Por favor, si eres lector de este blog, ponte en contacto conmigo para proveerte acceso en el futuro. Mi email de contacto está disponible a través de mi perfil.
Gracias y disculpen las molestias.

2 oct. 2009

Sabado 16 de Mayo de 1998: Una tarde en el Castillo

Ayer me dijo Cathy que hoy se inauguraba la nueva sede del Museo Municipal, museo que ya visité hace un par de meses en su antigua localización junto a la plaza de la Catedral de St. John. Ahora está situado en un edificio junto al Castillo de St. John, y al mismo tiempo, han abierto una Taberna estilo medieval al fondo del callejón. Cathy me dijo si quería ir con ellos a pasar el día allí porque la entrada al Castillo era gratuita y habría entretenimiento en la calle con magos, artistas y cosas para niños. Y como yo me apunto a un bombardeo y además aún no había visitado el castillo, pues allá que nos fuimos.
La explanada fuera del castillo y la callecita adyacente que baja al río estaba llena de gente. Es 16 de Mayo y un sábado, por lo tanto hay público de todas las edades. A pesar de que yo he venido con un jersey de manga larga y mi chaqueta vaquera forrada por dentro de borreguito, el resto de limerickenses presentes se paseaban impunemente en tirantes (ellas) y camisetas de manga corta (ellos) e incluso algún descamisado he visto por ahí, rebozándose al sol como una langosta. Y la mayoría presentan blanquecinos brazos ya sonrosados bajo la acción solar. Cathy no hace más que decirme que me quite la chaqueta, que me voy a cocer, pero esto no es calor para mí. Aún así, por evitar las miradas curiosas que probablemente me tomen por esquimal, he decidido liberarme de la chaqueta y anudármela a la cintura. ¡Qué cruz! ¡Que no hace calor!
El exterior del Castillo, visto desde el río, o desde la orilla donde se encuentra la Treaty Stone, es bonito. Pues eso, un castillo, almenas, torres, muros. ¿La entrada? La entrada es una caca obsoleta que al parecer construyeron hace sólo un par de años y que para más inri ha ganado no-sé-qué premio. Resulta que la "entrada" propia del castillo estaba totalmente destruida, esa parte de muro ya ni existía, por lo que no han tenido mejor idea que poner lo que parece como una empalizada metálica para cubrir una obra (juro que esto lo sé porque me los han explicado hoy, porque las veces que he venido a pasear por esta zona, creía que estaba curbriendo una remodelación del muro). Pero no, es así. Una entrada con pared acristalada y algo del todo raro a los lados... no casa para nada con el ambiente. En fin. Ellos sabrán. O quizás no.
Los niños se lo han pasado genial, había magos haciendo todo tipo de trucos, y mimos, malabaristas, artistas de la goma haciendo animales de globos y a Billy y Janet les han dado unos sombreritos de papel que yo juraría que son del Burguer King.
Al museo no hemos entrado, porque curiosamente, aunque es la inauguración, está cerrado (probablemente estuviera abierto en horario de mañana, pero eran algo más de las cuatro de la tarde y quizá haya cerrado). Hay actores vestidos de Reyes y guerreros y plebeyos de la época, así que metiéndome en el espíritu de la festividad, me he presentado como ciudadana del Reino Español al mismísimo Rey John, que muy amablemente me ha preguntado por la Reina Isabel, y le he dicho que reposa muy tranquila junto a su amado Fernando en tierras Granadinas.
Luego hemos entrado al castillo. En su patio hay muestras de tiro al arco y me han dicho que más tarde habría una barbacoa popular donde asarán un cochinillo.
El interior del castillo no es ninguna maravilla, o tal vez después de ver el de Bunratty, donde puedes estar tranquilamente horas y horas, me ha desilusionado bastante. Su interior no guarda nada de máximo interes. O de mínimo, debiera decir: algunas figuras de cera vestidas con trajes de la época remedando antiguos oficios como el de orfebre o zapatero... Y poco más.
Eso sí, en la primera sala que hemos entrado, cuyo muro imitaba la roca, había un agujero oscuro donde decía "entrada sólo para niños" y allí que se han metido Janet y Billy. Le he preguntado a Cathy qué era aquello y sonriendo me ha dicho: "No sé, es sólo para niños, espera a que salgan y te lo dirán". Pero no me he querido esperar y me he metido dentro. Soy tan bajita como un niño, no? Alguna ventaja habría de tener.
Claro que todo no es más que una broma y un círculo semejante a un túnel para bajitos que vuelve a salir a poco más de un metro... ¡qué chafada! Pero nos hemos reido un rato.
He paseado por las murallas superiores del castillo... o el pequeño tramo que se puede visitar, mejor dicho.


Desde allí he disfrutado de una mejor vista del patio y las tiendas medievales que han erigido y también de las excavaciones que se están llevando a cabo donde se pueden ver los antiguos pasadizos bajo el castillo.

Ya a punto de irnos (y sin tomarnos una cerveza, mi gaznate lo habría agradecido), hemos bajado junto al río para hacer unas fotos. Quería estrenar mi nuevo filtro para la cámara, pero aunque tardé unos diez minutos en colocar a la familia justo donde los quería para que salieran todos en el círculo interior y el paisaje borroso a su alrededor, Billy decidió que tenía mejores cosas que hacer y a última hora saltó fuera de la imagen. y como era mi última foto en el carrete... Pues no pudimos hacer más.

Ha sido una tarde agradable (por el clima) y por la visita al castillo (aunque no merezca la pena, si hoy había ambiente con los arqueros y las jaimas y demás... ¿cómo será esto en invierno o en un día normal cuando no hay figurantes...?

1 oct. 2009

Domingo 10 de Mayo de 1998

Hace unas semanas estaba yo preocupada por lo que pudiera pasar entre Bea y Lucy a consecuencia de Gary. No tenía por qué preocuparme. Gary ha desaparecido del panorama (o mejor decir que éstas han perdido interés). Lo que sí ha sucedido es que se han encontrado con un ligue de una, saltando de cama en cama. Me explico:
No he hablado antes de El Piojoso porque no tenía por qué. Quiero decir que le conocimos una noche, y Lucy acabó en al cama con él, pero vaya, no iba a mencionar aquí en mi diario las conquistas sexuales de todas mis amigas cuando no viene a cuento. Diferente es lo de Lucy con Alan la semana pasada porque eso era de chiste.
El Piojoso es un chico joven. De hecho, cuando vimos que Lucy estaba empezando a caer en sus redes le sugerimos que le pidiera el pasaporte... por si acaso. Le vimos por primera vez tirado en el suelo, en Quin's. No estaba ni borracho ni se había caido. Estaba con un perro pulgoso, allí, tumbado en el suelo en medio de colillas y serrín, dice que es la posición más natural del mundo (sí, picha, pero en tu casa, no en medio de un bar). Tiene el pelo a rastas y calculamos que como una colonia entera de piojos revoltosos, porque está todo el dia rascándose, pero Lucy dice que son todo apariencias y que está muy limpio.
Se han visto un par de fines de semanas. Lucy decía que no estaban "saliendo" y que era un simple rollo. Lo que no esperaba era levantarse un Domingo por la mañana habiendo llegado a casa sobre las tres de la mañana (sola) y encontrárselo saliendo del baño en pelotas. El Piojoso la ha saludado con la mano, como si nada, y se ha metido en el dormitorio de Berta.
La cosa no acaba ahí, porque tres noches más tarde, El Piojoso estaba durmiendo en el cuarto de Bea... y no precisamente en los brazos de Morfeo.
Lucy dice que no le importa, que no tenían nada serio y que no va a perder las amistades de Bea y Berta por un polvo. Porque para ella, eso es lo que era, dice, pero si así fuera, no tendría ese tono amargo que detecto en su voz. Está dolida, no con ellas, sino con él por no tener tacto y por acostarse con todas las de la misma casa.
Al final, en vez de El Piojoso, le tendremoss que llamar "la Bicicleta", porque joder, se lo han montado todas!

Lunes 4 de Mayo de 1998: El reencuentro

Este fin de semana ha sido divertido. Ayer Domingo fuimos a tomar unas copas y acabamos en el Thirsty Schoolar. Resulta que Dave ya no trabaja allí. Los dueños son el hermano de Alan y su novia y también tienen empleada a Aine, la otra hermana de Alan. Yo tenía que hacer babysitting anoche, así que tuve que volver temprano, pero Lucy y las demás se quedaron y Lucy ha venido esta tarde a verme tras el trabajo a confesarme que se ha enrrollado con Alan pero que una y no más, Santo Tomás.
-¿Pero como puede gustarte ese mostachudo? -le he preguntado. Es que es más feo que mentirle a tu abuela. Con ese bigote pelirrojo a lo Iñigo... Uff...
-Lo que hace el alcohol -ha admitido-. Pero nunca más. Además, la tiene pequeñísima... Si casi ni lo he sentido...
Y con eso hemos tenido broma toda la tarde!!
Parece ser que The Thirsty Schoolar va a ser nuestro nuevo garito, necesitamos un cambio tras tanto tiempo bebiendo en Quin's, y sobre todo, teniendo que dejar nuestra última pinta casi abandonada al final de la noche porque entre que te sirven la última y te hacen salir por la puerta, apenas si tienes 20 minutos para beber. Y no me da la gana de beberme una cerveza a todo correr... Al menos aquí no nos echan por la puerta nada más cerrar.
Ha llegado una nueva Au Pair. Se llama Anabel y es de Cuenca. Parce simpática, aunque un tanto conservadora a la hora de vestir. Lucy dice que sus camisas serían la envidia de Michael Landon en La Casa de la Pradera. Pero es buena chica. Y Lucy ya está pensando en volverse a finales de verano a Lyon definitivamente. En fin, ya veremos si cuaja en el grupo.