9 may. 2009

Viernes 6 de Marzo de 1998: Cosas que no me gustan

Hay cosas que no me gustan. Como a todos. Cosas que me parecen intolerables y cosas que soporto porque me considero bastante tolerante. Y hay otras cosas que no van conmigo.
Pongamos por ejemplo las drogas. Ni las tolero, ni las acepto, ni hago ojos ciegos. Si alguno de mis amigos se implica, trato de detenerlo aunque haya que utilizar la fuerza. Afortunadamente nunca ha sucedido, y aunque yo misma he tenido mis escarceos con el hachís y la marihuana, no es algo que tome a diario ni que mucho menos me vaya a producir una adicción. Lo que no soportaría serían otro tipo de drogas duras y químicas.
¿Que a qué viene ésto? A la actitud de Rebeca, por ejemplo. Sé que toma tripis. Y sé quién se los procura, ese motorista tatuador llamado Zocks con el que está liada. El y sus amigos. Pero lo de Rebeca es una historia rocambolesca, cuanto menos. Está loca por él, aunque yo no le veo la guapura por ninguna parte. Tiene cara de gitano zíngaro motorizado, con su pelo largo negro recogido en coleta y su mostachito y barbita de chivo. Vive en Raheen, compartiendo piso con Val, que es lesbiana y le ha tirado los tejos a Rebeca, y con otro chico, Jack.
Y Rebeca se lo está montando con los tres. No sé si amparada por las pastillitas que amenaza con echarme en la cerveza cada vez que le doy el sermón, o simplemente porque está más loca que una cabra. Me cae bien, es mi amiga, pero hay locuras y locuras. No creo que esté tomando protección alguna y no comprende el tremendo riesgo sexual al que se está exponiendo. Parece ser que la otra noche bajó a la cocina a por un vaso de agua y Jack estaba en el sofa de la salita. Ella, aún a sabiendas de que en la casa vive otra gente, bajó sólo en bragas, y cuando Jack le dedicó un comentario mordaz y un silbido, allá que se lo montaron en el sofá. En estas que llega Val, los mira, sonríe y se calla.
A la mañana siguiente arrincona a Rebeca en la cocina y le dice que tiene un culo muy bonito, se lo toca y la otra se deja. Dice que no han ido más allá del toqueteo "porque le pareció divertido en el momento", y no se da cuenta de que está jugando con fuego. Si Zock se entera de que se la está pegando con su amigo y compañero de piso, no creo que sea de los que se quedan quietos, aún cuando Rebeca para él probablemente no sea más que otra muesca en el poste de la cama.
Y luego está la actitud general que Rebeca ha traído al grupo. Si ya a veces me he sentido rodeada de infantes por las conversacines juveniles o por temas de esto o aquello, las bromitas de Rebeca de besuqueo en los morros con las otras ya me saca de quicio. A ver, que no me escandaliza ni mucho menos que se den piquitos de broma para soliviantar al personal (para alegría de los machitos presentes, claro), pero una cosa es una broma y otra darse un muerdo con lengua en medio del bar como norma regular, para regodeo de todos. Luego nos llevamos la fama que nos llevamos. Y así, esta noche hicieron la vuelta de la tabla redonda, dándose un pico de unas a otras. Francesca y yo nos negamos rotundamente a participar del juego y lo dejamos bien clarito. Lo que hagan ellas es asunto suyo, pero están perjudicando la imagen de todas. En Quins ya hablan de "las españolas".
En fin, cada loco con su tema.
Ana se ha ido. Mientras yo estaba de vacaciones, le dio uno de esos sirocos que le dan y se cogió el primer avión disponible a Asturias. No ha dejado dirección alguna ni teléfono y supongo que jamás sabremos nada de ella. Por lo que me dice Lucy, simplemente se levantó una mañana, dijo que no estaba feliz, que ya estaba cansada de Limerick, hizo las maletas y se fue, dejando a la familia más colgada que una lámpara.
Marta se ha ido de la casa donde era Au Pair también, pero eso era ya la cronica de una muerte anunciada. Al menos ella se buscó un trabajo, en la fábrica de Dell, y un piso, y avisó a la familia con tiempo. Se quiere quedar aquí trabajando hasta el verano. De hecho mañana es su cumpleaños, de modo que el grupo se ha dividido. Lucy, Francesca y Rebeca vendrán al mío. Rebeca tiene aquí a su madre y su hermana de visita, así que luego se va con ellas, y yo me iré para casa de Marta a seguir celebrándolo allí. Se ha alquilado una casita en Wolf Tone St con una chica vasca que trabaja en el aeropuerto.
Así que las cosas van cambiando. Gente que llega, gente que se va. Supongo que es ley de vida, y que llegará el momento en que yo también recoja los bártulos, quedándome aquí o volviéndome a España, lo que sea. Pero espero que no tenga que volver. ¿Para qué? Allí no hay nada para mí, aquí tengo libertad, intimidad y un nuevo mundo abierto ante mí.
No reniego de mi patria, que es la mía, pero allí también hay muchas cosas que, simplemente, no me gustan.

9 pataletas:

BLAS dijo...

A mi me daría muy mal rollo salir por ahí de marcha con Rebeca. Y mira que yo soy de las de vive y deja vivir, pero no me van los rollos de llamar la atención metiéndome a mí en el bote, con lo cual vuelvo a lo de que me dejen a mí vivir. No me gustan las drogas, y de la gente que conozco que la ha tomado o la toma, al pasar de los consejos, he preferido separarme, así ojos que no ven, corazón que no siente. No soporto ver a amigos que quiero destruirse de esa manera, y yo una vez que lo he advertido, o lo he intentado evitar como he podido, ya no puedo hacer otra cosa que retirarme. Ya si encima es tan tonta de meterse a vivir con semejantes compañeros de piso, apaga y vámonos... Respecto al tema de no tomar precauciones, es otra cosa más a sumarle a las drogas. Definitivamente no me gustaría ir con ella y yo tampoco me hubiera dado un pico con nadie ahí en medio de un bar en un pueblo donde todo el mundo se conoce solo por escandalizar. Luego nunca se sabe quién estaba dónde y cuándo, y por supuesto, qué es lo que nos andará a todos después. Esa chica es un sinónimo de problemas. No entiendo a dónde quiere llegar o qué quiere conseguir con esa clase de vida...

Shirat dijo...

Qué triste lo de Rebeca. Eso no puede acabar bien. En el mejor de los casos hablarán mal de ella y en el peor su novio le parte el alma. Me parecen lamentables esas mujeres que para parecer modernas y liberales montan esos numeritos en público. Luego si te descuidas, son una sosas metidas en faena y tienen más complejos que nadie. Dime de qué presumes...

Valentín VN dijo...

Tenemos demasiada cultura de aceptar la bebida y el tabaco y luego se llega a lo que no se debería llegar.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Qué arrepentida estoy de haber dejado la lectura del blog pensando que serían unas pocas entradas que prefería leer seguidas... Ahora no sé si seguir y leerme el libro ;-) o reenganchar desde hace ochenta mil entradas...
Y nunca me acuerdo de comentarte que no me perdía los episodios de A Nanny en galego, ¡qué risa! (el doblaje era fantástico, como con Sin Chan, que en castellano no me gusta y en gallego me tronchaba...).
Besos, Sarah querida.

Inma dijo...

No me parece casualidad que de mi pandilla de adolescentes, todos los que tomaban drogas han sido los que han acabado mal con el tiempo, incluido un ataque al corazón mortal prematuro. No es para bromear.

chema dijo...

estoy de acuerdo con blas, cuando un amigo tuyo se mete en drogas, lo que consigue, si no se deja ayudar, es que te alejes de él, para que no te arrastre a ti y para no ver cómo se destruye...
por otro lado, no entiendo que alguien haga cosas nocivas, peligrosas, o que puedan molestar a los demás, sólo por dárselas de transgresor, por ir de malote. es de una inmadurez absoluta.

cloti dijo...

Ahora me he quedado con las ganas de saber si te llegó a meter el tripi en la pinta.
Bsssssssssssss
Cloti

Anónimo dijo...

Hola Sarah,soy Twisterella (del grupo de Esther) y te sigo fielmente en este blog y en el de Limerick.Nunca escribo,pero siempre te leo.
Me gustan mucho tus historias.Y yo también fui au-pair,ains,qué tiempos aquellos.¡¡Y lo que echaba de menos el jamón y mis pipas!!
Creo que haces bien en pasar de Rebeca,esta chica terminará ya no quemándose,sino achicharrándose.
Nunca me ha gustado la gente que por ir de moderna hace lo que sea por llamar la atención o meterse en tema de drogas.
Y como opinan los demás del foro,al final los que tontean con las drogas terminan bastante mal.Estoy deseando saber qué pasa con tu Kevin,cuenta,cuenta.:)

CGR dijo...

Mal rollo lo de Rebeca. Me da la impresión que se está metiendo en camisa de once varas. No pinta nada bien la cosa...