28 may. 2009

Viernes, 27 de Marzo de 1998: El Corasón partío

He estado bastantes días sin escribir, pero no encontraba ánimos para ello. Lo hago ahora porque me siento un poco mejor; tal vez necesito desembotellar emociones contenidas.
Hoy 27 de Marzo se habría cumplido un aniversario de boda. El mío. ¿Cuántos años podrían ser...? Bah, eso no tiene importancia. Es sólo una fecha que es mejor olvidar, borrar de la mente.
Sin tan sólo fuera posible borrar todos esos pequeños momentos que martirizan nuestran almas.
Mi corazón está roto, aunque la grieta estaba ahí y la cubrí con un bonitos cuadros de colores para no verla.
Kevin y yo hemos decidido no vernos más y esta vez es definitivo. Tuvimos una charla sentados en un banco frente al río, hace ya días. Muchos días. Yo pelada de frío, él inmune a la rasca y la brisa fluvial. Ni siquiera dejé que me acompañara a casa tras nuestro intercambio de palabras, y me quedé sentada allí en soledad durante poco menos de una hora, a pesar de que me han advertido que Arthur's Quay Park no es seguro tras el caer de la noche. Pero a veces, poco importan las advertencias. Y de todos modos, no me ocurrió nada, pues, me supongo, también los makis descansan, y se ve que esa noche se fueron a dormir pronto. Igual que mis ilusiones, mis sueños o ese corazón que se recompone como el jarrón chino de la Tata que siempre acaba en el suelo hecho añicos de nuevo. Se pega, se ignora alguna pieza pulverizada y se coloca cada vez en un rincón menos visible. Y con cada nueva caída, con cada nueva rotura, uno lo esconde más y más para que las grietas no se distingan.
No ha sido una rotura dramática, para que negarlo. Estaba cantado casi desde el principio. Kevin no quiere comprometerse, no desea atarse a una relación. Quiere dedicarse a su hija y poco más. Salir con los amigos, con su hermano, divertirse. No desea una mica española a su lado que le tire del collar, imagino. Aunque eso debió pensarlo antes de hacerme suspirar de puro éxtasis entre sus brazos, antes de venir a mí con esos ojos de cordero que me suben la temperatura nada más verlos.
Me he tenido que tragar el orgullo, naturalmente. De nada habría servido suplicar una migaja de cariño. "Ya nos veremos", me dijo. "Seremos amigos", "Estare ahí si me necesitas". Frases hechas que no sé para qué sirven cuando uno no sabe si son sinceras.
Y mientras tanto la vida sigue, y mis noches transcurren aburridas y solitarias. Cuajadas de lágrimas de autocompasión que, al igual que las súplicas,tampoco sirven de nada.
Los sábados ya no serán lo mismo, sin Kevin... y sin el hachís gratis. ¡Cachis!

7 pataletas:

CGR dijo...

Bueno, mujer, ánimo, que un clavo saca a otro clavo y alguno aparecerá...

coonchi dijo...

piensa en lo q has tenido no en lo q no tienes ,...piensa en lo q disfrutasteee y que te quiten lo bailaoo
siempre sola q mal acompañada
besos
gracias por estar ahiii
conchi

chema dijo...

ya lo siento, espero que este vacío que kevin te dejó durase poco. y que no te acordaras de tu matrimonio y otras situaciones pasadas, que eso es peor!

BLAS dijo...

No, no, nooooooooo!! ¡¿Cómo nos puede hacer ésto Kevin?!!


Menos mal que sabemos que todo ésto es agua pasada, y que ahora ya ésto no te afecta, porque en su momento el palo fué gordo... Ya sé que me repito, pero ¡¡qué cabr...es son los tíos!!

Besos!

Bulma dijo...

Me uno a conchi. En esos momentos lo mejor es pensar "que me quiten lo bailao" aunque al de fuera siempre le es más fácil decirlo porque está fuera y no sufre ni padece.

¡Animo! Ya aparecerá otra persona que te ilusione y seguro que muuuuuy pronto (aunque sólo sea para alegrarte la vista)

LAR dijo...

Joé... Sabía que terminaria algún día ( si no, no estarías con el guiri), pero no imaginaba que tan pronto...como dice CGR, el clavo salió, no????

Shirat dijo...

Supongo que fue una de esas épocas en las que parece que se te junta todo. Terminas con tu novio, te acuerdas de tu aniversario... qué duro.
Como dice Blas, menos mal que ya pasó.