25 abr. 2009

Lunes 9 de Febrero de 1998: La esponja


¡Qué gente más guarra!
¡Pero guarra!
¡Guarrísima!
Porque de otro modo, no me puedo explicar lo que ha pasado... coño, que no es que sean gente pudiente, que son una familia normal y corriente, pero no hay que recurrir a estas maniobras para ahorrarte setenta céntimos, o, como me ha dicho, ¡Por lástima...!
Comenzaré por el principio, porque después de esta desmesurada diatriba me doy cuenta de que he empezado un poco la casa por el tejado...
El cuarto de baño lo uso yo casi en exclusiva. Sé que lo utiliza también John, el señor que vive arriba, pero llega por la noche, como dicen en España, "ya meao, cagao y de to", porque va directo a su cuarto y no sale hasta la mañana siguiente, se ducha y se marcha. Al menos éste se ducha a diario.
El caso es que yo al principio, como no me fiaba, comprobaba que no había usado mi esponja, no fuese a ser... y no, nada que temer. Pero nunca se sabe.
La ducha se encuentra a la izquierda según se entra de frente en el baño, que es alargado. Junto a la puerta, en línea con ésta, está el lavabo, con una encimera de mármol blanco y un mueble vacío debajo que ahora ya no está vacío, pues ahí guardo mis toallas y todas mis cremas, potingues y perfumes. En la pared de la izquierda está el bidet, delante del lavabo, y al frente, la taza del water a la izquierda y la placa de ducha a la derecha, a continuación de la ventana. Abres la puerta de cristal y enfrente está el aparato de ducha eléctrico, donde regulas la temperatura y el agua fría/caliente. Hay una repisa donde tengo mi champú/gel/acondicionador, y la esponja generalmente, después de enjuagarla la dejo sobre el aparato de ducha. Y siempre que voy a usarla, está seca, señal inequívoca de que nadie la usó desde que yo lo hice.
Pero el viernes por la mañana me encontré la esponja en la repisa, empapada. Y con restos de jabón. Sé que John no había sido, y sé que Kathy a veces usa la ducha si tiene prisa o ha de ducharse antes del jueves por "algún" motivo. Quizá ayer no se bañó y hoy decidió darse un lavado rapidito. Así que tal cual entré, me volví a envolver en mi albornoz, tiré la esponja a la papelera del baño, me vestí y me fui al Pound Shop, donde por 70 peniques me he comprado un paquete de 10 esponjas en la sección de artículos para bebés. Con esto me he vuelto a casa, he guardado el paquete en el mueble del lavabo y he sacado una esponja, que he usado y enjuagado y vuelto a guardar en el interior del mueble.
Me pareció simplemente, como dicen aquí, disgusting. Me sentí completamente ultrajada. En casa usábamos manopla. Y jamás he comapartido manopla con nadie de mi familia. Había una en el lavabo, pero nunca me he lavado la cara con jabón, sólo con agua limpia. No he padecido acné, ni he tenido granos ni sé lo que es tener que reventarse un montículo asqueroso de pus. Y creo que el secreto de mi buen cutis ha sido no tener que restaurarme la cara con capas de "base" de maquillaje, que nunca he sabido muy bien por qué lo llaman base si algunas mujeres cuando acaban de aplicárselo ya no se pueden poner encima ninguna capa de nada más... En fin, que me desvío del tema: En casa usábamos manoplas, y aparte de la que colgaba siempre del lavabo, en el baño cada uno cogíamos una diferente. Y es mi propia familia. Así que no comprendo cómo alguien que no tiene lazos sanguíneos conmigo, no tiene ningún problema en utilizar algo que uso para lavar cada rincón de mi cuerpo. Y si esto ya de por sí, me jodió bastante, al menos tuvo solución. Tiré el objeto ofensivo y me olvidé de él.

Pero lo de esta mañana no tiene nombre. Como cada Lunes, Kathy limpia la casa de arriba a abajo, por lo que la papelera, de no llenarse completamente antes en la semana, se vacía el lunes. Y vacía la he encontrado. Lo que no esperaba encontrarme era la esponja de vuelta en la estantería de la ducha, así que la he cogido y la he llevado a la cocina y le he preguntado a Kathy si había sido ella la que la había puesto de vuelta en la ducha o habían sido los niños jugando.
Y me ha dicho con toda tranquilidad, que la ha visto en la papelera y le ha extrañado, porque está nueva y es tal... desperdicio. DES-PER-DI-CIO. Esto lo dice la mujer que tira kilos y kilos de comida a la semana porque no comen nada cocinado el día anterior...
Me ha preguntado por qué la he tirado, y al no saber con exactitud si alguien la ha utilizado o no, o quién, me ha dado vergüenza decir la verdad y le dije simplemente que tenía por costumbre cambiar mi esponja cada mes... y ésta ya llevaba tiempo. Una mentira como la copa de un pino, porque no la hubiera cambiado hasta que estuviera ya requeteusada y cayéndose a cachos... Y sin más problema me ha dicho:
-"¿Entonces no la quieres? Ah, pues si es así, me la quedo yo".

Ahora comprendo que ha debido ser ella quien la utilizó. Sin duda le ha cogido el gusto (los niños se lavan con una toallita de las de bidet). Porque esa, ay, ésa es otra. Aquí a las toallitas pequeñas les llaman "Face Cloth" (toallas para la cara), y en una ocasión le pregunté a Kathy por qué las llamaban así si son para... otra zona. Y me miró horrorizada. Como si acabara de decir la mayor herejía de la historia. Que no señor. Que esas toallas son para lavarse la cara.
¡Pues espero que haya utilizado la que yo dejo cada noche junto al bidet para lavarse la cara también!

La repugnancia que he sentido ha podido conmigo. Es que me lo cuento a mí misma y no me creo. ¿Cómo? ¿Por qué? Hace un rato, tras lavarme los dientes, me he subido el cepillo a mi cuarto, lo guardaré en mi mesilla a partir de ahora, no sea que se les rompa o gasten el suyo y decidan "compartir" el mío.

¡Qué gente más guarra!
¡Pero guarra!
¡Guarrísima...!

12 pataletas:

BLAS dijo...

Qué asco por favor... En mi casa cada uno ha tenido desde siempre su propia esponja, cada uno de un color y unas características diferentes, y ni se nos ha pasado por la cabeza coger jamás otra que no fuera la nuestra. Incluso las toallas de las manos, no digo las de baño, también las tenemos diferenciadas. Quizás sea excesivo, pero no nos gusta lo de compartir posibles legañas y babas, por muy familiares que sean... Y la toallita de bidet, es para secarse después de usar el bidet, y no sé allí, pero por aquí en el bidet no se lava precisamente la cara... Estoy contigo, yo hubiera guardado también mi esponja bajo siete candados... ¿Pensaste alguna vez en el cepillo de dientes...? Porque ya puestos, nunca se sabe. Al fin y al cabo, según el dicho popular: "Donde hay confianza, dá asco..." Y lleva toda la razón del mundo...

Valentín VN dijo...

No me extraña que estés así, después de lo del sábado.

chema dijo...

pero por favor, a quién se le ocurre utilizar la esponja de otra persona?? y encima sacarla de la basura. :S hiciste bien en guardar tu cepillo de dientes bajo llave, con gente así nunca se sabe. :P
por cierto, muy significativo lo que has dicho de cuando kathy se duchaba "por algún motivo". :D

anele dijo...

Joeeerrrr, qué asco, por Dios!!!!
Totalmente contradictoria: es un desperdicio tirar una esponja pero no la comida!!!!
No lo entiendo. Ni quiero.

Mira que si le da por usar tu toallita del bidé, como dices, juassssss.

BLAS dijo...

Mejor pensado, yo hubiera tirado el cepillo de dientes, por si las moscas...

Inma dijo...

¿No es muy raro eso de coger la esponja de una persona ajena?
En mi casa no somos muy tikis mikis, cada baño tiene un juego de toallas que compartimos, y un par de esponjas de colores. Cada uno usa la que le gusta más. Pero claro, de eso a coger una esponja ajena...

CGR dijo...

Bueno y si es un desperdicio es TU desperdicio ¡que más le da a ella si tiras la esponja una vez al mes o cada vez que te duches! jajajajja Comprendo tu cabreo pero no he podido evitar reirme un poquillo por como lo cuentas

Anónimo dijo...

Escucha, QUE GUARROS SON ESTA GENTE. Si yo que vivo sola y tengo mi esponja..cuando la sra limpia la bañera y de repente veo que la esponja está en otro lado y toda mojada ya la tiro..y se que no se ducha con ella..pero pienso ¿y si la ha utilizado para lavar la bañera?...jooooooooo pues la verdad no podré nunca entender a esta señora tan cochina que además dices que solo se cambia la bragada criminal tres veces a la semana...madre mia que jolgorio de casa.

Un verdadero desatino verbenero.

Marta Minguella.

KIRA dijo...

Ay madre.... me he puesto mala solo de pensarlo, saca la esponja de la basura y ademas se la queda para ella... uagggghhh
QUE GUARRERIA.... es decir poco!
Ya haces bien en guardar bajo llaves tus cosas.
Ah y es un desperdicio tirar la esponja y la comida no??? Hay que ver que raritos que son...

Lar dijo...

Jajajaja.... me rio por no llorar....que cerdos por favor.... y te dice que se la queda y se queda más ancha que larga.... que repelús....

Bulma dijo...

Qué asco, por favor!

Yo soy como tú, mi esponja es MIA y en mi casa cada uno tiene la suya... y hay como tres o cuatro sin estrenar, por si viene alguien o necesitamos cambiarla (pero vaya, lo mío es una vez cada... cada lo que le haga falta, vaya).

Y la sacó de la basura... a donde tira la comida que no come durante el día. Vivir para ver.

María José dijo...

Hija que ascoooooo!!!! que gente, aquí en casa las manoplas son de usar una vez y a la lavadora!!! pero si eso no ocupa ni espacio ni dinero hacerlo!!! hay gente pa tó, y que dices ¿ que solo se ducha la señora el Jueves? valla tela ¡¡¡ como tiene que tener las verijas el miercoles por la noche!!!!!jajjajjajaj

besos guapa