16 abr. 2009

Lunes 19 de Enero de 1998: Confusa

Los hombres son extraños. Muy extraños.
Hoy había quedado para tomar algo con Rebecca y le dije que Kevin y yo ya no éramos un ítem, al parecer. Si él desea espacio, por mí puede tener todo el que quiera, no seré yo quien le detenga, con tal que no se vaya con la caracartón.
Sin embargo, Rebecca me dijo que Kevin le había comentado hace unos días que se ha sentido abrumado porque siempre soy yo quien lo llama para salir. ¡Pero si yo sólo salgo los viernes y algún domingo! (Y nuestros miércoles, sólo chicas, a Baker Place). Claro, lo llamo porque él me dice cuando nos despedimos... "Llámame". Pues vale, no seré yo quien le importune, si éso es lo que quiere.
De pronto me he sentido muy pequeñita y ridícula, como si me hubiera dedicado a llamarle a diario. Confieso que ganas no me faltaban, simplemente por oir su voz. Es muy aburrido estar encerrada todo el día en casa, sin un puto duro, con dos niños alborotadores y dependiendo de las visitas que me hagan Lucy o Francesca o Ana o las tres juntas. Y joder, que se agradecen sus visitas, pero creo que es obvio que prefiero estar con Kev. De aquí a la Habana.
En cierto modo me he sentido ofendida, si la impresión que se ha llevado de mí es de que le persigo o vivo pegada al teléfono para llamarle. Y más me ha ofendido que antes de hablarlo conmigo, se lo haya comentado a Rebecca.
¡Me rindo!

5 pataletas:

Bulma dijo...

Esto es lo que me sorprende. Yo te lo cuento a ti y resulta que a ti te lo había contado él. Joder. ¿por qué no reducimos pasos y hablamos el uno con el otro?

No entiendo por qué siempre nos ponemos barreras de comunicación. Y cuando uno de los dos va a hablar, a veces parece que se cae el mundo.

CGR dijo...

Jo, que sensación de acosadora ¿no? Si no le llamaras, fijo que tampoco le gustaba ¡ainnnssssss!

chema dijo...

vaya... si el te decía "llámame", sería para que le llamases, digo yo... y luego, ir con el cuento a una tercera persona me parece feo...

anele dijo...

Qué barbaridad, es que los tíos en seguida se sienten presionados... ¡coñe! ni que le hubieras pedido en matrimonio!!!

BLAS dijo...

Pues tienes toda la razón del mundo en haberte sentido confusa. Pero conociendo a los tios, no me sorprende. Si los llamas, se agobian, o se crece. Si no los llamas, oh!, es que pasas de ellos... Y ésta al final es la mejor solución de todas, te lo aseguro. Así te demuestran si tienen o nó interés y provocas que se arrastren un poco, que nunca les viene mal. Además tú te aseguras de lo que busca y no haces el tonto... En fin, los tios son todos iguales de gilip...., no me canso de decirlo. Dá igual la localidad geográfica...