7 abr. 2009

Jueves 25 Diciembre 1997: Navidad



¡Wow! Navidades en Limerick. ¡Y vaya si han sido movidas!
Para empezar, Limerick amaneció el 24 con una ventolera inmensa. Jamas vi viento a estas velocidades, aparte de mi familiar levante. Sólo que conozco el comportamiento del levante. Esto ha sido un viento huracanado, dicen que ha sido la cola de no-sé-qué tornado. Se nos pidió precaución para caminar por O'Connell Street. Las luces de Navidad danzaban peligrosamente sobre la carretera. Hoy nos hemos enterado de que algunas, a mitad de la calle, se desprendieron y una unidad de los bomberos hubo de retirarlas. El reloj del Pennys se quedó colgando y alguna parte cayó sobre el acerado. Hay una mujer herida, aunque creo que no de demasiada gravedad. El susto se lo ha llevado, eso sí. Algunas partes de la ciudad se quedaron sin luz, entre ellas Raheen, donde vive Lucy. Al parecer el ventanal del conservatorio salió volando. Son cuantiosos los daños de la zona. Hoy está el tiempo algo mejor, pero aún sigue habiendo tormenta.





Ultimamente parece que siempre me dejo algo en el tintero. Pero esta vez tengo excusa y es que estaba esperando a revelar las fotos. el Domingo pasado fuimos a ver a Santa Claus llegar a Limerick, donde ha permanecido hasta la pasada madrugada, esto es. Aquí Papa Noel no llega ni en trineo con renos ni en helicóptero. Llega en un bote del Servicio Civil de Rescate y recorre las turbias y heladas aguas del Río Shannon. El Gordo de Rojo hizo las delicias de pequeños y mayores durante poco más de media hora, paseándose corriente arriba y corriente abajo en el "fuera borda". Yo no sabía si reír o llorar, así que me conformé con pelarme las manos de frío y hacer unas foticos para la posteridad, poque esto, si lo cuento, no me lo cree nadie.

Volvamos a tiempos más inminentes. Ayer por la tarde vino Francesca sobre las cuatro. Desde las tres, Kathy y Henry ya estaban en el pub de al lado, tomando unas pintas. Me dijeron que fuera en cuanto llegara Francesca, con los nenes a la zaga. Tuve que castigar a Billy esa mañana, porque me llamó corriendo Janet mientras preparaba un té para la abuela y Nancy. Billy se dedicó a abrir los paquetes que se acumulaban bajo el árbol, a velocidad supersónica. Cuando he entrado en la sala me ha mirado con carita de perrito perdido. Me ha recordado aquella canción del anuncio de Tristón: "Pobrecito.. no le quieren... (...), Tristón sólo quiere un amiguito..."

Pero me he mostrado firme. Disciplina es lo que hace falta en esta casa. Ya pueden hacer perrerías que no se les dice o hace nada. Cada tarde después del trabajo, Kathy viene con chocolatinas para ellos, y jamás de los jamases se les castiga por nada. El lenguaje soez que utilizan con Nana a veces me saca realmente de quicio. Ya los he amenazado con lavarles la boca con jabón. Ayer para castigar a Billy, le hice ponerse de cara a la pared en un rincón en el salón. La petarda de Janet se ha puesto a llorar como si estuviera pegándole una paliza a su hermanito o algo así. Naturalmente Billy se ha resisitido y ha huido, pero con firmeza lo he llevado hasta el rincón y me he quedado allí con él, asegurándome de que no doblaba las rodillas. No ha estado más de cinco minutos, pero ha sido una lección.

Kathy se ha reído cuando ha sabido de lo que ella llama "mis castigos españoles", pero aunque la ofensa de abrir los regalos a destiempo es nimia y típica de un niño de su edad, creo que es el respeto y la disciplina de lo que se trata. Que cuando Nana trató de evitar que se acercara a los paquetes, se burló de ella en su cara y no le hizo el menor caso. Vamos, que a mí me la trae al pairo que haya desgarrado algunos de los paquetes. Tal vez teniendo un hijo de 3 años tan sólo, no deberían haber dejado las cosas allí con una semana de antelación.

En cualquier caso, hemos estado Francesca y yo tomando unas pintas con ellos, incluso cuando ya no queríamos mas. Pero Henry continuaba trayéndonos bebida a la mesa. Yo me he contenido y he bebido despacio, pero Francesca la pilló gorda. Para cuando llegamos a casa, con Kathy a punto de hacernos algo para cenar, Francesca ha vomitado en medio del suelo de la cocina. La pobre mía no ha aguantado tanta Guinness. Al final se ha dio a casa en taxi. Y si yo no había bebido más ha sido simplemente porque esa noche esperaba a Kevin -las chicas al final, con el mal tiempo, han decidido quedarse en casa. Algunas simplemente no han podido venir porque han suspendido los autobuses en su zona. Lucy está sin electricidad.

Kevin llegó, nos tomamos algo tranquilos en la salita -la de abajo-, con todo el mundo ya sopa en la cama, roncando los vapores etílicos. Luego hemos subido a mi dormitorio donde hemos pasado la noche moviendo la cama, a juzgar por lo que dice Kathy, que asegura se despertó a media noche para ir al baño y oyó "nuestro terremoto". Es cierto, creo que Kevin comió pilas anoche. Cuando ha acabado conmigo la primera vez, me ha mirado con esos ojos que me vuelven de mantequilla y me ha dicho "Lo mejor aún está por empezar". ¡Y vaya si estaba!

Claro que el cachondeo de Kathy hoy todo el día ha sido brutal. Y aunque no es fácil sacarme los colores, sí que me he ruborizado un poco. No había sido mi intención ser escandalosa y no había notado el ruido que hace la vieja cama, pero claro, el dormitorio de los padres está justo debajo del mío. Por poco jaleo que hayamos organizado, el suelo es de madera con moqueta y probablemente se haya oído más de lo que transparenta.

Por la mañana no me he levantado demasiado temprano. Kevin se ha ido pronto porque tenía que ir a llevarle los regalos a su hija, y sobre las once o así he bajado a ver si Kathy requería ayuda con la comida-cena, ya sabemos que aquí los Domingos y grandes fiestas se hace una comilona enorme que le ha de llenar a uno el estómago todo el día. Ha cocinado un enorme pavo con jamón, salsa de arándanos, de manzana, salsa "blanca", que no es una bechamel, según dice, aunque en la textura y el sabor se le parecen, se llama "salsa de perejil", aunque el verde no se lo veo por ningún lado. También había Gravy. Y para acompañar, broccoli, coles de bruselas, zanahorias, nabo, y patatas en puré, croquetas de patatas, patatas cocidas y patatas asadas. ¡Toma patata! Ha estado todo delicioso, pero antes de comer nos hemos dado los regalos. Yo sólo he podido permitirme tonterías: un bolígrafo para Henry, un pañuelo de cuello para Nana, una cadenita de bisutería para Kathy, un diario para Janet, que siempre cotillea el mío, menos mal que no sabe español... y un cartoncillo con pistolas, una gorra de policía y una placa para Billy. Son cosillas baratas o del Pound Shop, pero no puedo permitirme más. Ellos me han regalado un bolso de charol negro que me gustaba mucho y que vi en Dunnes Stores -no puedo creer que se acordaran-, un Cd recopilatorio de los mejores temas de Enya (me encanta!) y un voucher para 100 minutos de rayos uva en un salón cercano, porque ya me estaba quejando de que me estoy volviendo blanca de no ver el sol en tanto tiempo (y no llevo ni dos meses aquí). De modo que no puedo quejarme. Luego ha llegado Nancy y me ha regalado un bote de talco. Qué encanto de ancianita. Por la tarde vinieron algunos familiares de Kathy y su madre me regaló un estuchito con gel de baño y esas pijaditas que tanto nos gusta a las chicas.

Hoy no salimos, cada cual con su "familia". Los bares no abren aquí el 25, está prohibido. Pero mañana es festivo también, San Esteban, y sí que aben, así que ya saldremos entonces. O saldrán, porque aunque estamos bebiendo licores en casa, Henry y Kathy se muestran como si acabaran de pasar por una ley seca, deseando salir mañana. Mucho me temo que me tocará hacer babysitting.

¡La sacrificada vida de Au Pair!

10 pataletas:

chema dijo...

qué guapa sales en la ilustración de arriba! me ha gustado el montaje. :)

pues está bien educar a los niños, porque ya cuando se ponen en plan de burlarse de sus mayores y de decir palabrotas, hay que intervenir. lo hiciste bien, le diste un castigo simbólico pero que le sirvió de lección.

el menú que comisteis, en la edad media no habría sido posible, porque las patatas todavía no existían como producto de consumo, jejeje.

KIRA dijo...

Pues tu ponte fuerte con el niño, no le dejes pasar ni una, que aunque sean pequeños saben latin...
Esos regalos y detalles con los que te han obsequiado, demuestran que te tienen cariño y estan contentos contigo.... que mas se puede pedir no???
Pues si....
No hay mejor remedio para pasar el frio y levantar los animos... que una sesion doble de "KEVIN" y no me refiero al COSTNER....

Bulma dijo...

Qué curioso...

Curioso que tengan los regalos expuestos una semana antes y a los niños les haga ilusión ver a Papa Noel.

Curioso que el señor disfrazado no esté gordo en absoluto.

Curioso que se quiera tanto a los hijos y se les malcríe tanto también.

Por lo menos me alegra leer que si tú intentas enderezarlos un poco (ni respeto a su abuela tienen, por favor) Kathy no te dice lo contrario.

Qué bueno lo de tu Nochebuena, reina. Eso es una Nochebuena de verdad y lo demás, tonterías. Espero que al menos Henry no se diese cuenta, sino, menudo corte XDDDDD

Yo estas Navidades me pido uno que coma pilas (o por mi cumpleaños, que cae antes) sea o no sea irlandés ^_^

La verdad es que se han portado bien con los regalos, no podrás quejarte. Aunque claro, tú eres buena y no podías esperar otra cosa, ¿no? :P

Sarah dijo...

Jajaj, Chema, no es un montaje la foto de arriba, es una foto que tenia en b/n doble y la pinte a mano, con rotulador. Son cosas que hacia cuando estaba aburrida, o como las b/n las revelaba yo por aquel entonces en casa (antes de irme a Irlanda, se entiende), las que me salian mal con poca exposicion o "sucias" (llenas de puntitos), las pintaba. Pelin de vena artistica cutre, jajajja.
Bulma, vere que se puede hacer, a ver si tengo algun amigo alkalino por Coruña :P
Si, Kira... el Kevin era mucho Kevin (nada que envidiarle el guiri tampoco, eh??)

Lar dijo...

Pues yo tb pensé que la foto era un montaje.... jajaja.... de todas formas estas muy guapa...
Que guay lo de los regalos, la verdad es que te ha tocado una familia muy buena, a pesar del "enano"...
Y lo de Kevin... que puedo decir...me muero de la envidiaaaaaa....

BLAS dijo...

Yo opino lo mismito que los demás, es decir:

- Estabas guapísima en la foto (que no es un montaje).
- Yo quiero un Keviiiiiinnnn...!!
- Menuda suerte que has tenido con la familia, ya que te dejan educar a los niños como es debido y libremente, sabiendo que lo haces bién. Que te tengan la confianza suficiente como para que te dejen traer a tu novio y jugar a los médicos en tu cuarto sin reparos, además haciéndote bromas. Se nota que te aprecian con el mero hecho de acordarse de un bolso que te gustó hacía tiempo.

Lo del Papá Nöel rio arriba, rio abajo es genial, XDD

COILET dijo...

A mí lo que me está llamando la atención de todas estas vivencias tuyas, es, aparte de esas costumbres diferentes en cuanto a higiene, comidas, modales... Es que te dejen llevar a chicas y sobre todo a ... chicos!!!! a tu habitación.
Me parece el colmo de la modernidad para aquellos tiempos, jajajaja, qué enrollados!!

Anabel Botella dijo...

Estas memorias de una Au Pair han tenido que ser de lo más enriquecedoras, tanto para ti, como para nosotros que las leemos. Hay tanto que aprender de otras culturas. Me gusta leer experiencias de otras personas. Siempre aprendo cosas.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

CGR dijo...

Ese cariño que te han demostrado con los regalos debió servirte mucho para no agobiarte en las fiestas lejos de casa, que siempre son unas fechas un poco chungas.
Y al niño ¡caña! faltarle al respeto a la abuela ¡sí, hombre!
Ah, la foto, genial

SUSANA dijo...

Papá Noel en bote! Toda una curiosidad...

Tu humor a la hora de escribir detalles es espectacular!


Besitosssssss!