20 abr. 2009

Domingo 25 de Enero de 1998: El Cumpleaños

Me siento extrañamente feliz. Y no debería, porque en el fondo, no sé dónde acabará esta aventura con un hombre cuyos sentimientos no sé descifrar. Anoche lo pasé de fábula. Me pidió que no le comprase nada por su cumpleaños, pero ya le traeré algo de Cádiz cuando vaya en unas semanas, a él y a su niña.
Si tan sólo pudiera saber qué es lo que en realidad siente por mí, podría no vivir como una yonkie, dependiendo de mi chute semanal a su lado -y no me refiero a lo que nos fumamos-. Pero sé que no puedo presionarlo, que el tiempo que llevamos juntos no es suficiente pero que a la vez la intensidad de lo que siento me dice que esto se me escapa de las manos. Miro sus ojos verdes y noto su calor... hay algo ahí... Pero otras veces no sé lo que veo. Es la persona más indescifrable que he conocido en mucho tiempo. Y como mujer, nunca pierdo la efímera esperanza de poder colarme poquito a poquito en su alma y que algún día albergue algo más que una amistad con derecho a cama hacia mí.
Anoche, no sé si fueron los efluvios alcohólicos, los besos robados a cada instante, que sus manos no se estuvieran quietas, pero acabamos rodando en el suelo de mi habitación de nuevo, como no podía ser de otra manera.
Habíamos salido con dos amigos suyos y una de mis amigas, bebimos bastante, no lo niego. Repetimos el ritual habitual al llegar a casa. Se fue esta mañana, con la promesa de regresar la semana que viene. Temo que algún sábado no vuelva. Temo entrar en Quins y encontrarlo allí cualquier noche y que me esquive como lo hizo Dave. No confío en los hombres de este país. Son todos demasiado parecidos, demasiado huidizos, demasiado empeñados en conservar su independencia y la cama caliente al mismo tiempo.
Anoche, decir que fue cariñoso es quedarme corta. No paraba de abrazarme frente a sus amigos, de besarme como un adolescente enamorado y susurrarme cosillas al oído. Intento decirme que soy una sensiblera enamoradiza, pero es que tampoco soy de piedra. ¿Qué mujer no se derretiría literalmente con un hombre así a su lado, musculoso, atractivo, una máquina en el dormitorio y atento y cariñoso en público...?
Lucy dice que bebe los vientos por mí y no lo quiere reconocer, que los hombres son más débiles en ese departamento que nosotras, y que él ya salió escaldado, y yo me repito... No soy de piedra.

10 pataletas:

chema dijo...

veo que lo pasasteis bien en la fiesta del cumple de él, jejeje. ya veremos cómo acaba... pero de momento, mejor que el que te dio el teléfono falso ya es, mujer!

María José dijo...

bueno, alguno tiene que ser buena persona!!! digo yo, vamos...

besos

KIRA dijo...

No eres de piedra... ni tu ni ninguna de nosotras!!!
Que chica no se derritiria, ante un Kevin como el tuyo???? No no somos de piedra...
Veo que la cosa va, poco a poco, pero va en alguna direccion, eso ya es algo no???
Lo que hay que hacer es vivir el momento, disfrutarlo y luego ya veremos que sale de todo eso...

Bulma dijo...

Sí, gato escaldado del agua caliente huye. Creo que es lo que le pasa a este hombre. Porque si no fuera así, si no sintiera algo... ¿de qué mostrarse cariñoso en público? Para mostrar la posesión no hace falta ser cariñoso XDDDDDDDDDDD

Y sí, querida. Una no es de piedra

Inma dijo...

Sarah, no creo que sean los hombres irlandeses sino muchos hombres (menos Chema XD)son así.
Yo tuve mi Kevin particular, y me parece que es un tema infantilidad emocional, y de egoismo. Lo quieren todo y no dan nada. Son vámpiros emocionales, que te chupan la sangre y te dejan vacia y enferma. Claro que no sé como continua la historia, pero mi experiencia fue así.

BLAS dijo...

Este tío te vá a dejar hecha polvo, que me lo veo veniiiirr...

Lar dijo...

Joé... no me extraña que te derritas cada vez que te toca, es que esta buenisismo y tb es encantador... vamos, practicamente perfecto como Mary Poppins...cuenta cuenta mas.... plis....

COILET dijo...

Opino igual que Inma y Blas, yo tb tuve mi primer verdadero amor (pero a los 16) que de repente "se acojonó" y no quería comprometerse, pero eso sí, quería seguir con el rollito... cuándo a él le convenía, qué egoistones son... y al final pues no salió bien, encima cuando se juntan juventud, distancia, inmadurez por su parte... Eso sí, al cabo de tres años, cuando yo empezaba a tontear con mi maridín, me soltó too borracho que aún me quería y yo pues... "anda a cascarla, majo......."

Lar dijo...

Candeluchaaaaaa.... que nos has abandonado....

Sarah dijo...

Esta noche me pongo, lo prometo... he estado muy desganada...