13 abr. 2009

Domingo 11 de Enero de 1998

Las cosas con Kevin van viento en popa, de momento. Sigue pasando las noches de los sábados aquí -ya tengo cerradura-, y dependiendo de si nos hemos dado ya el festín en el sofá y estamos suficientemente saciados, dormimos en mi estrecha cama apretucaditos o bien nos lo montamos con "el nido" delante de la chimenea.
Poner a los niños en la cama está siendo cada vez tarea más difícil, Kevin viene sobre las nueve o las diez y son las doce y aún no se quieren ir a dormir, insisten en estar allí con nosotros en el sofá hasta que se les cierran los ojos de una vez por todas. Y con Billy nunca se sabe, porque casi cada noche se moja los pantalones. Y naturalmente, con los niños delante, ya no sólo no podemos hacernos carantoñas, sino que tampoco fumarnos un par de petas, que aunque a Kevin parecen darle fuerza y convertirle en un Tarzán, a mí me produce lo que se llaman "munchies", es decir, un hambre ferocísima y no le veo la gracia por ninguna parte. Y luego esta la tarea de "ventilar" la habitación, que habitualmente rocío con mi mejor perfume de rosas.
El viernes por la tarde, Ant, un amigo de Kevin, nos llevó a eso de las ocho a un monte cercano. Conocí a Ant hace unas semanas tras tomar unas copas con Kevin en Quins. Es un hombre entrado ya en la cuarentena, ex-policía y con una historia personal algo rocambolesca. Está en proceso de separarse de su mujer, pero viven aún en la misma casa por los hijos, una chica de 14 y un chico de 16 a los que no saben cómo dar la noticia. Y es que Ant regresó a casa para encontrar a su mujer en la cama... con otra mujer. Su mejor amiga. Y naturalmente, en esta sacrosantísima tierra, decir esto así a los hijos de sopetón, igual les causa un trauma fatal. Y por ello, prefieren dormir en camas separadas en la misma habitación bajo el pretexto de que él ronca, y ella tiene todavía la excusa perfecta para verse con su "amiga del alma" en la casa.
El caso es que este hombre es muy amigo de Kevin y nos llevó a Lucy, a Kevin y a mí a ver Limerick desde la altura de un monte cercano donde hay un club de golf. Por caminos sinuosos y oscuros llegamos a la cima, y desde allí pudimos contemplar cómo se ve la ciudad, con sus luces, desde la mas completa oscuridad.
Y mientras Ant y Lucy conversaban -no me he sentido ni un ápice culpable por dejarla a solas con Ant, aunque sé que a ella no le ha sentado bien, Ant es un hombre honorable que tiene hijos adolescentes y no se atrevería a nada con ella-, Kevin y yo nos hemos escurrido caminito abajo. Hemos descubierto unas casitas con sus jardines vallados. En el exterior de una de estas había un coche aparcado y lo hemos hecho allí mismo, contra la pared y contra el capot, con la ropa puesta y el frío latente en la poca piel al aire. Jamás había hecho algo tan osado en la vida, y Dios... ¡se siente una viva!
La vista desde arriba también me ha quitado el aliento. Además, estreno abrigo nuevo. Yo, que siempre me he negado incluso a llevar calcetines -cómo los odiaba-, ahora son parte de mi "indispensable" vestimenta diaria. Abrigos-abrigos, lo que se dice un abrigo de verdad, jamás he tenido. He tenido chamarras, chaquetones, mi cazadora vaquera con borreguito, pero eso no es suficiente para el frío de aquí. Este es mi primer abrigo en condiciones.
Lucy tuvo la suerte de encontrarlo la semana pasada en el mercado de los sábados, en una tienda de segunda mano, es un grueso abrigo de ante por fuera y borreguito por dentro, en tonos cafe y tostado. Es simplemente ideal, y lo consiguió sólo por 5 libras. Le pedí que me llevara a la tienda, pero ya no quedaba ninguno, y como a ella no le terminaba de convencer, se lo compré. ¡Y es tan, tan calentito! Podría salir desnuda, con nada debajo y aún estar cálida y cómoda, lo cual me da una idea...

8 pataletas:

Bulma dijo...

Juas juas juas

Quiero saber si lo hiciste... (salir desnuda, claro)

Sarah dijo...

¡Uy, Bulma! Mas de una vez... (aun lo hago, aunque con diferente abrigo...)

Lar dijo...

Que fogosidad!!!!! Madre mia.... es genial, me encanta, me encanta... Bsts

COILET dijo...

jajjaja, a ver cuáles son los sitios más raros dónde lo habéis hecho??? mmmmmm, jajajajaja...... Yo en la sala de máquinas de un ascensor en una azotea, jajajaja.....

Lar dijo...

Jaajaja... yo en la cabina del pinchadiscos de una discoteca... claro que eran otros tiempos... jajajaja

marian dijo...

jajajajaja
luego te digo algo, ahora estoy pelín descojonadita de la risa
jajajajaja
que recuerdos jajajajajaja

BLAS dijo...

Pero qué bién te lo pasaste en Irlanda!! Y encima con uno como el Kevin, si después lo dejásteis, que te quiten lo bailado rica, que no fué poco, al parecer... Por cierto, menudo chollazo lo del abrigo...
Me ha dado penilla el pobre del amigo, el Ant... Mira que pillar a su mujer con otra mujer... Pobre hombre...

KIRA dijo...

Esto empieza a ponerse al "rojo vivo"..... eso si que es soltarse el pelo eh????
Yo tambien soy muy friolera, y te entiendo a la perfeccion, esa sensacion de por mas ropa que te pongas no entras en calor... uaaagg
Si todavia tienes ese abrigo (te lo compro...)jejeje