16 mar. 2009

Sabado 15 de Noviembre de 1997: El ridículo más espantoso 2

No contenta ayer con el ridículo que hice en la Farmacia, hoy me ha caído otro, por ignorante, por estúpida y por cabezona.
Anoche Kathy me dio dinero y me pidió que hoy llevara a los niños a comer a McDonalds, y que me comprara algo para mí también. Dicho y hecho. Después de prepararles el desayuno, ver la tele un rato, etc., hemos bajado al centro (qué manía decir "bajar al centro" cuando estamos a dos calles de, digamos, el núcleo mayor de tiendas, porque en el centro ya vivimos). Hemos paseado mirando ya las luces navideñas. Frente a Pennys, de cara a las calles peatonales de Cruises Street había un camión con una tarima desde la que cantaba un grupo. Hay ya gran ambiente navideño y mucha gente de compras.
Tras preguntar a los niños qué es lo que querían comer antes de entrar a McDonalds, hemos hecho cola brevemente. Le pedí a Janet que hiciera el pedido por mí, dos happy meals con cocacola para ellos y una hamburguesa completa con queso y patatas fritas y una cerveza para mí. Janet ha hecho su orden y se vuelve a mí con cara compungida.
-No tienen cerveza, Sarah. Aquí no venden cerveza.
-¿Ah, no? Pues nos vamos, porque la única manera de tragarme una hamburguesa es con una cervecita, no me entra a mí con cocacola, no me sabe igual. Ea, vamonos al Burger King.
-Pero...
-Al Burguer King, que también tienen happy meals -repito con firmeza.
Creo que Janet trataba de decirme algo, pero como soy tan cabezona y la niña a veces se cree tan listilla, ni le he hecho caso. El Burger King esta justo en la acera de enfrente. Hemos llegado al mostrador y Janet ha repetido la orden, esta vez ha cambiado los happy meals por nuggets de pollo con mucho ketchup, porque estos dos, sin ketchup, no comen nada.
-Que no tienen cerveza, Sarah. Que en los restaurantes de este tipo no venden alcohol.
-Anda y qué sabras tú -me he vuelto a la empleada con su gorrito a lo legionario y le he preguntado. Se ha debido pensar que soy una alcohólica empedernida, pero me ha dicho que es que en este tipo de establecimientos, pues no, no se vende alcohol, porque no tienen licencia. Me ha costado entenderlo y no me ha sacado de mi estupidez. Cuando le he dicho que en España en todos los restaurantes se vende cerveza, ha flipado. De modo que he pedido lo de los niños, y lo mío para llevar.
Hemos subido arriba y les he metido prisa para comer. Como ya era de esperar, Billy ha dejado la mitad de los nuggets, Janet ha remoloneado con los suyos, y cuando ya habíamos salido y caminado unos tres metros, a Billy se le ha ocurrido la feliz idea de necesitar el baño, dando saltitos y cruzando las piernas con esa cara de "me lo hago aquí". Ni se te ocurra. Hemos vuelto atrás y no estoy muy segura de "cuán grandes" eran las ganas y el "no puedo más". A medio camino de casa, Janet ha decidido que ahora la que tenía que hacer pis era ella, a pesar de que en el Burger le pregunté como cien veces si necesitaba ir, pero la he convencido de esperar un poco.
En el Off License he comprado una lata de cerveza y ya asentada en la cocina de casa, me he comido mi hamburguesa después de ponerla unos minutos en el grill. Janet tampoco debía tener "tantas ganas" de ir al baño, porque ha corrido directamente a la cocina, y mientras yo me zampaba mi hamburguesa con Heineken, ella se ha puesto unas diez galletas con crema de cacahuete y mermelada de fresa (qué de porquerías comen, por Dios), y se ha tomado su tiempo comiéndolas. Ni una visita al baño, ni un escape.
Cuando Kathy y Henry han vuelto de trabajar, les he comentado lo de la cerveza y me han asegurado que en toda Irlanda, los restaurantes de comida rápida no sirven alcohol. También se han sorprendido de que en España sí que sirvan cerveza al menos, y yo les he dicho que no me entra en la cabeza la idea de comer patatas fritas y una hamburguesa con una cocacola.
Horas después, me sentía completamente gilipollas. Pero bueno, me parece que no va a ser la última vez, de seguir así.
Por la tarde ha venido Lucy, se queda a dormir aquí esta noche, en la otra cama. Hemos visto Entrevista con el Vampiro, que la echaban en la tele, y esta semana hemos planeado alquilar Trainspotting con Francesca y verla en la salita cuando ya los papis se marchen a la cama. Hemos hablado bastante antes, durante y tras la película, y hemos tomado unas copas también. Mañana Domingo me lleva Kathy a Bunratty, un castillo cercano con un toda la reproducción de un pueblo del siglo XVIII y XIX.
¡Mi primera excursión!

14 pataletas:

chema dijo...

es curioso cómo las grandes cadenas de comida rápida se adaptan a la cultura o costumbres de cada país... en españa sí servían cerveza, y en irlanda (no sé en otros países de europa) ni cerveza ni ninguna bebida alcohólica. tal vez ese tipo de establecimientos estaban enfocados a un público más juvenil, quién sabe...
ya tengo ganas de leer qué tal fue la visita cultural que avanzas al final del post!

Bulma dijo...

Ay qué risa me ha entrado leyendo tu post XDDDDDDDDDDDDD

En Italia los McDonalds sí servían cerveza pero prometo fijarme en futuras incursiones a otros países porque como dice Chema, la capacidad de adaptación y supervivencia de estos tipos de restaurantes es impresionante.

Y manda narices que quedes tú por alcohólica en Irlanda, nena. Manda narices XDDDDDDDDDD

BLAS dijo...

Jajajajaja, eres tan cabezota como yo... Hay que ver lo que cuesta adaptarse a las costumbres extrañas a las nuestras de toda la vida... Justamente te comentaba lo del McDonald frente al Burger King en tu otro blog...
Y a mi me pasa como a Chema, me he quedado con el gustillo de esperar el artículo sobre tu excursión a Bunratty.

KIRA dijo...

Como me he reido, viendote en el Mcdonals en plan "Si no hay CASERA nos vamos..."
pero que en tu caso ha sido "Si no hay CERVECITA nos vamos..."
No si al final va a resultar que los mas "bebeodos" somos los españolitos... entre las cervecitas en Mcdonals, el tinto de verano en los chiringitos de la
playa, los chupitos y cubatas en las disco/pub y las litronas... ya te digo yo los mas "borraxines" de europa pero y lo bien que lo pasamos eh???

BSTS

Lar dijo...

Jajaja.... yo tb. me he reido mucho...Aqui si sirven cerveza, pero solo si la consumes en el establecimiento, para llevar no te la venden...

Y tb., estoy esperando con muchas ganas, tu excursión....

Bsts

Inma dijo...

Si pides alcohol en cualquier restaurante en Marruecos, te miran como si estuvieras enfermo, salvo q sea para turistas, claro.

MJ Cádiz dijo...

hola,
he llegado hasta ti por culpa de las Nancys y tengo que decirte que me he leído todos los post del blog de un atracón, hasta llegar al último capítulo publicado. Entonces, como la protagonista, yo también me he quedado con cara de imbécil, pero en mi caso porque quería saber más. En fin, me haré seguidora del "blosss" como dice la amiga Karmetis y ahora ahogaré mi intriga en una cervecita, que el levante me tiene seca y desde que te he leído sólo pienso en echarme una cañita con mi costillo. Un besito

María José

Sarah dijo...

Gracias paisana!! Oye, el dia 31 llego a Cadiz, deberiamos hacer kdd!!!

América dijo...

Lo que son las cosas a mi me extraña que en España no sea asi jajajaja,osea mi reacción es contraria,ahora una hamburguesa es mejor con la cerveza no le quepa duda,jajajajaj.Me encanto este episodio como si lo viera,buen ratico amiga me ha hecho pasar.

MJ Cádiz dijo...

Por mí encantada, hoy acabo de conocer a otra muñecópata gaditana, pero también virtualmente. Acabo de decidir que me apetece conocer también a gente de carne y hueso. Besitos

María José

Sarah dijo...

Estupendo! Pues escribeme a sarahfernandez8@gmail.com y hablamos!

Shirat dijo...

Lo más gracioso ( o penoso, según cómo se mire) es que ellos van de puretas y luego cuando vienen a España se agarran unas torrijas de padre y muy señor mío. Hipocritones. Se hacen los escandalizados de que en España se venda cerveza en los burguer y luego resulta que lo que más les gusta de España aparte del sol, es precisamente eso: que pueden beber sin tregua en cualquier parte.

lisebe dijo...

Cielito:

Pásate por mi bloc LISEBE que tienes que recoger un premio para este espacio.

Besitos cielo

María José dijo...

Pues yo en vez de pensar "que jilipollas soy" hubiera pensado "que jilipollas son" y no es que yo sea muy aficionada al alcohol pero una cerveza no es alcohol es .... eso una cervecita, el pan nuestro casi de cada dia ...

besos