22 mar. 2009

Miércoles 19 Noviembre 1997: La Carta y reflexiones

Había enviado una postal como la superior a mis amigos. Hoy he recibido una carta, la primera que llega a esta mi nueva dirección durante los próximos meses. Es indescriptible la sensación de recibir una carta, un trocito de casa, palabras de tus amigos. He abierto el sobre con nerviosismo, el corazón palpitándome con expectación. ¿Me echarán de menos? ¿Cómo estarán todos? ¿Será una carta larga o cuatro tímidas palabras...? Este es un extracto de la misma:

Querida Ruth:
Nos gustó muchísimo la foto que nos mandaste. El abrigo blanco realmente te sienta bien y estamos muy contentos de que hayas hecho bastantes amiguitas [cabrones, eran ovejas, grrrr]. Por aquí todo sigue igual, aunque sin tí. Cuando nos llegó tu primera carta, fue fiesta nacional en el garaje. Nos reunimos todos esa noche y la leímos y releímos un par de veces. Estamos muy contentos de que la familia sea tan agradable y de que no te tengan en un frío sótano comiendo patatas congeladas. Esperamos tu próxima carta con ansiedad, tienes que contarnos todo, y a ver si te echas pronto un novio blanquito y guiri y nos lo traes a casa. Enga, que folles mucho.




Estos son mis amigos, con los que tan buen rato he pasado. Las fiestas en honor de San Garrulo eran apoteósicas, más de una noche regresé a casa barriendo la calle. ¿Que quién es San Garrulo? El santo de nuestra Fraternidad.

San Garrulo era un dinosaurio de plástico duro que Jesús María se encontró tirado cerca de la puerta de su taller en la Zona Franca. Lo limpió, le cuidó las heridas, se le ejecutó el "implante" de un miembro entre las piernas y un cigarrito en la boca, y se le construyó un altar. Y naturalmente en cada aniversario de su encuentro, se organizaba toda una serie de actos, procesión incluida en su palio por las calles cercanas. Y bautizo obligado, como es natural, con los mejores licores. ¡Qué tiempos!

La carta me ha dejado llena de nostalgia, y además, la posdata añadida por Jesús: "¿Le has dicho ya a Kathy que estás separada?", no me ha dejado tranquila. Es difícil de imaginar, pero se siente como una lacra. Es una de las razones por las que mi amistad con cierta pandilla de amigos con los que no "cuajé", se arruinó. En el momento que quisieron saber la verdad de mis silencios y la dije, se abrió el abismo. La gente juzga, aún estando a finales de los 90, sin saber. Podría comprender esto veinte años atrás, pero he sentido el rechazo en carne propia. Hace meses, cuando conocí a un chico que me gustaba bastante. No decirle nada era mentir, y decirle por qué había vivido en Cataluña todos estos años pasados, era conjurar los hados en mi contra. Me arriesgué y perdí. Llevábamos un mes y algo saliendo, nada serio, por falta de lugar no habíamos ido más allá del toqueteo. Pero me hizo sentir sucia con sus palabras, cuando dijo aquello de "Pensaba presentarte a mi familia, pero mi madre no te va a querer ni mirar en cuanto sepa que eres producto de segunda mano." Ni qué decir tiene que no volvimos a vernos de nuevo. Ni siquiera dejé que me acompañara a casa esa noche. Y así me he sentido todo este tiempo, con una etiqueta en el pecho o un sello en la frente que dice "usado" "de segunda mano" o "inservible". Y es por ello que comentándolo con estos amigos de la Fraternidad del San Garrulo, que decidimos no abrir la boquita nunca más para bien o para mal. Pero comprendo que Kathy se está portando muy bien conmigo, y como mala mentirosa que soy, se me podría escapar en cualquier momento un "my ex husband" y joderla toda junta.

Y por eso esta tarde, mientras preparaba la cena, me he sentado a hablar con ella. Ya sé, este es un país retrasado mentalmente, si no que se lo digan a todas esas personas que para conseguir un preservativo debían producir una prescripción médica. Este es el país católico y apostólico e hipócrita que es, pero tenía que arriesgarme. No creía que fuera a llevarse las manos a la cabeza y echarme por la puerta como una apestada, y efectivamente no ha sido así. Aunque sólo llevo aquí un par de semanas, puedo ver que es bastante abierta y me ha escuchado con atención mientras le explicaba por qué me había separado, que no tengo nada de lo que avergonzarme y que no deseaba convertirme en un rostro viejo surcado de hematomas o llorar en silencio lamiéndome las heridas como una estúpida. Escapé a tiempo de una relación violenta predominada por el alcohol y el egoísmo y no pienso mirar atrás. Y no le ha importado un ápice. De hecho su madre, a la que yo creía viuda, había sido abandonada por su marido, el padre de Kathy, cuando ella aún era una niña. Así que, aunque en ese caso no hubo violencia física, y aunque no me ha contado detalles, intuyo que sí pudo haber violencia psicológica.

De modo que todo arreglado, me siento mucho mejor por haberme quitado esa espinita, que para muchos quizá pueda parecer futil, pero que para mí era importante. Ha sido mucho lo que ha sucedido en mi vida en el último año y aquí sólo quiero relajarme un poco, vivir una aventura y ver a dónde se encamina mi futuro.

11 pataletas:

COILET dijo...

Niña, qué guapa estás en la foto!!!

María José dijo...

Desde luego estas guapísima en la foto!!! y en cuanto a lo de la separación ¡¡¡ parece mentira que aún estemos así!!! que atraso tiene ,o quiere tener alguna gente!!!

besos

KIRA dijo...

Jopetas!!! estas igual que en la foto, seguro que has hecho algun trueque con "Don Diablo", por ti no pasan los años....
Me parece increible, cuando leo esta nueva entrega de tus "aventuras y desventuras",
que tan solo 10 años atras, estuviera tan mal visto ser una persona separada.
Los cambios siempre dan miedo, pero a veces son necesarios para seguir avanzando en la vida, cerrar una puerta, abrir otra... pasar pagina y seguir viviendo...

Sarah dijo...

Uy Kira, igual que en la foto, ya quisiera!! Y ademas... si tu no me has visto!

KIRA dijo...

Si te he visto.... en alguna foto en el foro de Esther, cuando habeis hecho alguna quedada.
Pero si algun dia te decides a volver por Cataluña, en Reus tienes una amiga a la que visitar, y donde quedarte unos dias, te llevare al Portaventura, te dare bien de comer y de beber, saldremos por Salou de marcha... ya colocare a las "petardas" de mis hijas con los abuelos... jeje

Bulma dijo...

Me alegro que Kathy sea una persona tan abierta en un país tan católico y tan "retrasado" moralmente hablando (no olvidemos que estamos a finales de los 90).

La verdad, no comprendo esa lacra social que se imponía o se impone (espero que ya no exista, por favor) a la gente separada, sobre todo a las mujeres. "Mi madre no te va a querer porque eres producto de segunda mano" Tu madre es gilipollas y tú digno hijo de tu madre, borrico (por no tirarle otra flor). ¿No se supone que lo importante son las personas y que te haga feliz, te ayude y te comprenda? Y si te hace feliz, te ayuda, te comprende y muchas otras cosas más... ¿qué tiene que ver el pasado de cada uno? ¿Sería mejor que en vez de separada fuera viuda? Agh, no puedo con estas cosas, de verdad que no. A mí los letreos y los gethos me han molestado siempre.

Aunque a ver si voy a ser yo la equivocada...

lar dijo...

Yo tb. opino que estas guapisiiiiiiisima en la foto... Y alucino que por estar separada te trataran como una "apestada"... pero bueno, hoy en día todo eso es pasado y has rehecho tu vida... sigue así, eres genial....

Bulma dijo...

Oye, por cierto, la que sale con chaleco, ¿eres tú?

Sarah dijo...

Si, la del chaleco de cuero era yo.

CGR dijo...

Jajajaja, muy bueno lo de San Garrulo, genial. Y muy fuerte lo de "producto de segunda mano" ¡pa haberle partido la cara! Además ¿acaso él estaría "sin estrenar"? ¡¡Anda ya!! De menudo imbecil te libraste, guapa!

anele dijo...

Pues sí, resulta de lo más increible que hace tan sólo 10 años te juzgaran así.
Y seguramente los españolitos nos creíamos tan modernos!!!
En cuanto al otro tipo... vaya con la frasecita de la "segunda mano". Si me ha causado impresión a mí, me imagino la cara que se te debió de quedar a tí, ¡amos! como si te echaran un jaror de agua fría.
Que hiciste muy bien en decírselo, así pudiste ver cómo era en realidad. A pesar del disgusto saliste ganando.