26 mar. 2009

Domingo 7 de Diciembre de 1997: Citas

Apenas dormí la pasada noche, con los nervios de volver a ver a Dave. Me siento como una adolescente, pero no por joven sino por tonta. Me he levantado con mariposas en el estómago. Una cita. Me iba a llevar a comer. ¿Pero me sería posible tragar algo? ¿Y qué me pondría? Hace un buen día, no llueve. Qué pronto me he aclimatado al tiempo. Ahora un buen día es cualquiera en el que no llueva.
De camino hacia el cercano Tait Clock temblaba de puro nerviosismo. ¿Y si no aparecía? ¿Y si me dejaba plantada? He llegado, con la ansiedad, diez minutos antes de la hora indicada y tenía tal nudo en el estómago que creí que me iba a poner enferma en cualquier momento. No dejaba de mirar mi reloj. Al fin las doce.. y las doce y cinco... y las doce y diez... Entonces he visto una figura familiar caminar en mi dirección.
Pero no es Dave. Es su amigo del bigote, Aidan.
-Vengo en nombe de Dave -me ha dicho-. Ha tenido que trabajar y no puede venir, pero necesita su cartera. Y te verá hoy tras el trabajo, a las ocho. Pero si quieres te llevo yo a comer.
-No, gracias -le he dado la cartera sin rechistar-. Tengo comida en casa, no necesito que nadie me alimente.
-Sólo trataba de ser amable.
-Ya.
He vuelto a casa con el rabo entre las piernas. Debí haberlo imaginado. ¿Vendrá a las ocho? Lo dudo, pero seré tan imbécil que, a pesar de que intento convencerme a mí misma de no ir, por el desagravio, iré y esperaré... y regresaré de nuevo con el rabo entre las patas y probablemente con lágrimas en los ojos. Kathy me ha mirado extrañada al verme en la puerta. Me ha preguntado si me ha dado plantán y le he explicado lo sucedido. Dice que le dé otra oportunidad, pero que si no está allí a las ocho, lo mande al garete. Así que he pasado las horas en mi habitación sin poder concentrarme en nada, maldiciendo las manecillas del reloj que no avanzan a su paso normal. De nuevo consumida por unos nervios atroces que devoran mi alma con cada tic-tac.
Ha aparecido, con una sonrisa y una disculpa. Trabaja en un bar, me dijo, y ha debido cubrir por un compañero que estaba enfermo, por lo que le llamaron con pocas horas de antelación. Me ha llevado a un par de pubs y hemos hablado largo y tendido. Haciendo caso del consejo de Lucy, le he preguntado qué es lo que espera de mí, qué es lo que quiere. Entre los nervios y mi inglés de palomo tartamudo, creo que no me ha entendido bien, pero una vez establecidas las reglas del juego con más claridad, ha entendido mi posición. Me ha colmado de besos y me ha asegurado que no busca un polvo de una noche, y que aún es pronto para saber a dónde nos conducirá la cosa, pero que no me preocupe, es un hombre decente. Esto me hizo reir. La noche acabó, tan pronto. Siempre tan pronto y hemos quedado de nuevo para mañana. Me ha dejado en la puerta, el perfecto caballero.
Más nervios.

13 pataletas:

BLAS dijo...

Qué rabia que en esa época no existieran los móviles, así te hubiera dado él la explicación y no el bigotes... El hacer el tonto y las mariposas en el estómago es una sensación que hemos tenido todas, luego se echan de menos cuando ya no hay oportunidad de sentirlas , aynnnnsss. Pero también hemos sentido lo del rabo entre las piernas y ese sentirse una mierda porque seguro que me han dado plantón... Como si una losa gigante se te hubiera plantado en el cogote, y no quieres llorar para no sentirte una mema. Luego cuando te vuelve a llamar para darte una explicación, vuelven las mariposas, las alitas en los piés y la idiotez... ¡¡Me lo estoy pasando pipa con este blog!! Se puede decir que lo estoy viviendo, y eso que es del 97, donde yo por aquel entonces también tenía mis "asuntillos", eso sí, me enteraba de todo lo que decíamos porque era en la "capitá". Venga, sigue escribiendo ¿eh?, date prisa que tengo mono de continuación!

chema dijo...

lo de recuperar por medio de su amigo su cartera ofrecida en prenda, no pintaba nada bien, pero parece que al final dio la cara... ya veremos dónde conduce esta historia, aunque ese tipo no me gusta mucho por lo que has contado hata ahora...

Lar dijo...

Menos mal.... lo estoy pasando fatal... tengo unos nervios como si fuera yo misma la "prota" de la historia... ya se que han pasado muchos años...pero lo cuentas tan genial que parece que sea actual...Como dice Blas, no tardes mucho en seguir que tengo los nervios a flor de piel...Bsts

Sarah dijo...

La proxima entrega la tenia programada para el dia 28, porque como he estado toda la semana sin internet en casa, escribi el domingo que fue le ultimo dia que tuve conexion, pero ya tengo en el bolso de nuevo el modem de vodafone y si todo va bien y esta tarde lo configuro sin problema, pues lo adelanto y lo subo mañana.

BLAS dijo...

Menos mal, con lo del 28 en un principio me has acoj..do, porque yo este finde tengo mucho lio en casa, y estoy deseando leer el siguiente fascículo!!

MJ Cádiz dijo...

Sí sí sí sí sí ¡Adelanta la entrega, que hasta el 28 son muchos días! jajaja
Yo estoy ya en Málaga esperando que nazca la nena y no sé mi hermana, pero yo cuando pienso en cuando la vea por primera vez, también tengo sensación de mariposas en el estómago, aunque de otro tipo. Y mientras esperamos, nos encanta leerte. Besitos

María José

Bulma dijo...

Estoy con Chema, al aparecer el otro y pedirte la cartera... menos mal que apareció por la noche. Y me parece muyy bien que dejaras las cosas claras desde el principio, no es cosa de pedirse en matrimonio a las primeras de cambio pero mira, a nadie le gusta que le hagan daño, ¿no?

Joer, qué alegría con lo del moden de vodafone, yo estoy esperando a que me hagan la portabilidad, y llevan un retraso de narices. Espero que no tengas problemas!!!!!!

Inma dijo...

He pensado lo mismo que Blas. Desde que usamos móviles nos hemos ahorrado muchos plantones y esperas inútiles. No sé como lo hacíamos antes de tener un teléfono en el bolso.

Anabel Botella dijo...

Llevar un diario siempre me pareció una bonita manera de recordar ciertas cosas cuando echamos la vista atrás. Siempre me ha dado mucha vergüenza escribir, ni siquiera para mí, y ya ves en casi tres años, he escrito más que en toda mi vida.
Muchas gracias por tu apoyo. Suscribo lo que dice Blas de volver a los 97, aunque por esa época mi hijo tenía un año y medio.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

KIRA dijo...

UUUUFFFF!!!
Que mal rato he pasado al comenzar a leer, he recordado y revivido algun que otro planton sufrido en mis "carnes" y lo he pasado fatal!!!
Mira que somos inocentes, cuando nos encariñamos con alguien... todo el dia enbobadas, soñando despiertas, nos vemos en sus brazos colmadas de besos... jeje
Menos mal que todo se ha solucionado... al final.
Estoy con BLAS sabemos que es un diario que paso hace tiempo, pero lo estamos viviendo como si fuera hoy y nos tienes con el "mono" de masssss....
Y tambien con INMA como hemos sobrevivido todo este tiempo sin el "bendito" movil???? ainsssss

Lar dijo...

Por fi, por fi, por fi..., a ver si puedes hoy, es que si no hasta lunes no puedo leerte, en casa no tengo internet...

Sarah dijo...

Sus deseos son ordenes para mi. Ya las he subido y dos mas vendran mañana y pasado...

CGR dijo...

Bufff, que mal rollo lo de que apareciera el colega, porque lo del trabajo sonaba a excusa barata. Menos mla que era cierto.
Voy a por más, jajjajaja