27 feb. 2009

15 de Octubre de 1997

Esta mañana me he decidido. He enviado la carta a la agencia de Au Pair que encontré en la revista Cambalache. Había varias, de Londres, de otros puntos de Inglaterra y de Escocia. Pero me he decido por una en un pueblecito llamado Limerick, en Irlanda. Dicen que los irlandeses son como los andaluces, alegres y abiertos, así que espero que haya suerte. Sólo me queda esperar la carta de respuesta o la llamada.

La idea comenzó a formarse hace un par de meses, cuando mi amiga Trini Chan regresó de pasar el verano trabajando en un hotel de Mallorca. Allí conoció a una familia que le ofreció un trabajo de Nanny en Essex, pero a ella no le gustan los niños. Me puso en contacto con ellos por si querían cogerme a mí, pero para entonces ya era demasiado tarde. Trini quiere irse a trabajar a Irlanda porque su novio es de allí. Se conocieron en el año que él ha estado aquí dando clases para mejorar su español. Dave es profesor y ahora vive en Dublín. Le ha pedido que se vaya a vivir con él allá, pero Trini no quiere marcharse sin tener un trabajo. Me dejé convencer de ir a informarnos a una agencia que supuéstamente nos consigue trabajo en hostelería, pero hemos llegado a la conclusión de que acabamos perdiendo dinero y trabajando sin cobrar. El hotel nos ofrece alojamiento y comidas durante un mes. No nos garantiza otro contrato y hay que pagar a la agencia y los vuelos, naturalmente. Ese primer mes sólo nos pagarían unas 40 libras a la semana, dinero "para gastos", como lo llaman. Al final lo dejamos correr y ella buscará otra alternativa.

En cuanto a mí, mi trabajo aquí no me ata a nada. He llegado a un callejón sin salida y ya me cansé de oir que soy un culo de mal asiento. Pues sí, lo soy. Y es tiempo de buscar otra silla. Los fantasmas me persiguen y necesito alejarme de todo, al menos durante un tiempo. Ser Au Pair supone que no tendré que bajarme de un avión con el pensamiento de buscar un techo y un trabajo. Comienzo de cero, sí, pero con una cama caliente, comida en la mesa y al menos seis meses de tregua. Luego ya veré. Mi pensamiento es quedarme con la familia de acogida durante seis meses. Si no son los monstruos que todos quieren pintarme, quizá un año. Luego volveré, con un nivel de inglés medianamente decente -espero-. Al menos me voy con el First debajo del brazo. Mi inglés deja mucho que desear pero para eso voy. Para mejorar.

En casa la noticia no ha sentado bien. Mi padre dice que si no estoy bien en el trabajo, me busque otro. No comprende que me siento atrapada en más de un concepto, y no seré yo quien se lo explique. Ni siquiera vivo con ellos desde hace ocho meses, comparto piso con dos chicos encantadores que a final de mes se van del piso. Este es el momento ideal de marcharme, para bien o para mal. Para regresar con el rabo entre las piernas siempre hay tiempo y yo ya tengo experiencia en la materia. No aprobaron mi boda en su momento, no aprobaron mi separación, y no aprobaron mi vuelta. Mamá dice que estoy loca y que una vez más regresaré para "imponerme" en sus vidas. Sí, demasiados fantasmas torturándome. Además, tengo 27 años y esa es la edad tope aceptada en las agencias para ser Au Pair. Es ahora o nunca.

La vuelta... fue hace año y medio, tras seis años lejos. Las consecuencias, desastrosas. Soy la vergüenza de la familia, la oveja negra. Las vecinas cuchichean a mis espaldas, me siento como la protagonista de La Letra Escarlata. Tal vez debería tatuarme una flor de lis en el pecho o algo similar. Parece mentira, estamos a finales de los noventa y un divorcio aún es un escándalo. Todavía más si no saben los motivos y se dedican a especular.

Al menos mis amigos me apoyan. No sé qué habría sido de mí en este último año sin ellos. Jesús me guardará las cosas en su garaje, menos mal, porque mi familia se ha negado a guardar "mis cacharros". Pero con mis amigos sí puedo contar. Han sido un hombro colectivo desde el día que regresé. Ellos fueron los que me recibieron en el aeropuerto cuando llegué "con el rabo entre las piernas", como lo llamó mamá. Ellos los que han secado mis lágrimas, curado mis heridas. He conocido a gente nueva en este año por aquí, pero me ha quedado claro que son simplemente gente "que pasará por mi vida" sin dejar huella. A pesar de que algunos han prometido estar en contacto, estoy segura de que jamás volveré a saber de ellos el día que atraviese el Puente Carranza.

Sebas, mi compañero de piso, no para de decirme que lo que necesito es un novio y que con lo feos que son los ingleses e irlandeses, poco material "decente" voy a encontrar. El me da como ejemplos a Mr. Bean, o al Príncipe Charles. Yo le digo que a donde me voy es a Irlanda y que Pierce Brosnan y Liam Neeson no están nada mal. En cuanto a ese tópico de que todos tienen orejas enormes y el pelo rojo... ya veremos.

En cualquier caso, tengo los nervios a flor de piel. Mi amiga Carmela fue de Au Pair a Escocia cuando tenía 17 años y asegura que la mataron de hambre. Vivía con una familia pakistaní y estaba en casa sola casi todo el día al cuidado de un bebé de pocos meses, con un congelador lleno sólo de patatas. Su hermano estuvo de intercambio con una familia y asegura que son más guarros que un barragán. Les he pedido que no me cuenten historias negativas, bastante tengo con mis miedos...

Sólo me queda esperar...

9 pataletas:

SUSANA dijo...

Qué buena idea este blog!

Me gusta, tiene un gustito a realidad impecable y sobre todo a esa sinceridad tuya que conmueve.

Acá toy y me quedo! (Coincido con Pierce Brosnan y Liam Neeson, qué buen par de chicos!)

Te paso al blogroll de inmediato!

Besote!

Sarah dijo...

Que bien!! Mi primer comentario aqui!! Enhorabuena, Susana, te acabas de ganar un beso!!

Bulma dijo...

¡Animo con esta idea! Me gusta, en serio, es muy interesante y me quedo con ganas de más, de saber cómo siguió la historia (no en líneas generales, que eso lo sé). Y sobre todo, me ayud a conocer cosas que no sabía de ti.

Pues eso, reina... ¿para cuándo más? juas juas juas

María José dijo...

hay que ser mu valiente pa desnudarse de esa manera y contar esas cosas tan "de una" felicidades porque has superado todos tus miedos y fantasmas y no tendras ya el rabo entre las patas.

besos

Anónimo dijo...

QUE REBUENISIMA IDEA RUTH...ESTO ES UN "LIBRO" Y ADEMÁS TAN ÍNTIMO..HIJA MIA FELICIDADES...LO VOY A SEGUIR COMO UNA LOCA QUE ME CHIFLA.

marta minguella

Anónimo dijo...

jope ya es el enganche total..esto "tiene adicción" me encanta..y ya espero impaciente como sigue.
Gracias por querer compartir todas estas experiencias.

Marta minguella.(y perdona que siemore salga como anónimo,.pero es que me cuesta un montón lo otro.

Bertha dijo...

Me has echo tecordar a mi sobrina, que hace unos años tanbien hizo lo mismo que tu, pero un poco mas joven que tu, mas adelante te contare mas, que ahora no recuerdo con detalle donde fue, ni enque año, lo que si me acuerdo es que solo fue, creo tres meses, los de verano, ya te contare mas.

Aurin dijo...

Ruuuuttthhh,me ha encantado tu nuevo blog... ya soy seguidora; es bonito e importante que compartas algo tan personal,muchas gracias por ello... muchos besotes

KIRA dijo...

Enhorabuena por este nuevo blog...
Tiene un aire nuevo, fresco y es bueno recordar que los malos tiempos pasan, luego vienen la calma y que las malas experiencias nos hacen mas fuertes....
Gracias por compartir tus recuerdo cono nosotros.
BSTS